Los Colombianismos no Empobrecen Nuestro Lenguaje

Por mucho tiempo existió la creencia de que las nuevas palabras, los modismos o simplemente las expresiones coloquiales eran dañinas para un idioma, cuando por el contrario un lenguaje se nutre de ellos y es absurdo pensar que una lengua se pueda mantener intacta y sin cambio, cuando están hechas para evolucionar, desaparecer e incluso transformarse en nuevas lenguas.

La Revista Diners entrevistó a Carmén Millán, directora del Instituto Caro y Cuervo, el centro más importante de Colombia en lo que respecta a estudios sobre literatura, filología, lingüística del idioma y las lenguas nativas del país.

Esto fue lo que dijo Millán sobre el valor de los colombianismos – lo que aplica de la misma manera a las palabras propias de los demás países de habla hispana -: “Algunas de las obras del Siglo de Oro incluyen lengua de germanía (el habla del hampa). En ese periodo se empleó el conceptismo, un estilo literario propio del barroco que implica desdoblar pliegues de metáforas en un juego sumamente complejo de descifrar para lectores de hoy.

Creo que el parlache es conceptismo que exige desdoblar pliegues; por ejemplo, una metáfora del ‘parlache’ es la expresión: “Fulanito de tal está chupando gladiolo”. Para entender la expresión que es una metáfora de la muerte hay que poner en evidencia la posición del florero que contiene una flor muy común -que está sobre el ataúd – en el que está una persona enterrada – que está tomándose el agua del florero – que tiene unas flores — etc.

Este desdoblar requiere descifrar. Los colombianismos no empobrecen la lengua, exigen saber qué está pasando con ella, cómo jugamos con ella.”

En el siguiente artículo de Diners podrás leer la entrevista completa que se centra en la celebración de los 75 años del Instituto Caro y Cuervo.

Artículo: Los Colombianismos no Empobrecen la Lengua
Autor: Revista Arcadia
Sitio: Revista Arcadia

Comentarios

Comentarios