Salsa Verde

746

No tengo recuerdos en Colombia de comer con estos tipos de salsas, el único picante que se conocía en mi casa y en la de mi abuelita, era el ají casero en un frasco de vidrio en medio de la mesa, eso sí que nunca podía faltar, una verdadera tradición de la gastronomía colombiana! Iba bien con cualquier cosa, con empanadas, papas rellenas, pasteles de yuca, sopas, papas saladas, sancochos, sudados… Pero bueno, los tiempos van cambiando y el picante se ha vuelto muy popular! Cuando tengo la oportunidad de visitar las plazas de mercado en mi país, ya puedo encontrar una buena variedad de salsas preparadas y listas para llevar, también de chiles, desde los súper picantes, también con intensidad media y para los que les gusta no más que pique poquito, para ellos también hay.

Salsa Verde ©antojandoando.com

En México, es común encontrar mercados con costales y costales textualmente repletos de chiles hasta que no les caben más! Es un espectáculo encontrar en un solo lugar chiles de todos los tipos, frescos, secos, ahumados, de todos los tamaños, colores, intensidades… Es como una tienda de dulces para los amantes del chile, como yo! Porque ya le he cogido el gusto, antes no podía ni con los más suaves, pero poco a poco me he acostumbrado y ahora no puedo vivir sin ellos!

Mercado de San Juan, Ciudad de México ©antojandoando.com

Me gusta experimentar, he hecho salsas crudas, cocinadas, en molcajete, en licuadora y esta salsa verde es una inspiración en las salsas mexicanas. Les tengo que confesar que es una de mis favoritas por su sencillez pero también su sabor! Hay miles de recetas de salsa verde, esta me gusta mucho porque es muy fácil, se prepara rápido, no lleva muchos ingredientes y queda muy rica! El ácido de los tomatillos, su principal ingrediente, le da un toque especial…

Salsa Verde ©antojandoando.com

También lleva cebolla cabezona, tomate rojo, un par de ajos y por supuesto chiles verdes, normalmente uso chiles jalapeños o serranos frescos que tienen un término medio (mild) de picante. Después de asados, les retiro la parte superior y los abro, si no conocen muy bien los chiles que van a usar, porque a decir verdad, a veces son demasiado picantes y nosotros no estamos acostumbrados a esos niveles. Es importante siempre estar probando y la manera de bajarles un poco la intensidad es retirando las venas y semillas, no las desechen pues a veces le falta fuerza a la salsa y se pueden agregar poco a poco más semillas a la preparación hasta obtener el punto deseado.

Salsa Verde ©antojandoando.com

La intensidad de la salsa depende del gusto, le pueden poner un chile, dos, tres o más. Yo le pongo de 2-3 pero siempre le voy poniendo de menos a más, voy licuando y voy probando, a veces se me ha ido un poco la mano con el picante! Estos ingredientes los pongo en un comal y los pongo a asar sin nada de grasa a excepción de los ajos. Los dejo asar por todos los lados hasta que quedan bien rostizados. Los ajos los pongo con todo y piel los últimos dos minutos en el comal y ya se les quita la piel para integrarlos a la preparación.

Salsa Verde ©antojandoando.com

Para terminar, se pone todo en la licuadora con un poco de agua, cilantro, comino, sal y caldo de pollo en polvo, eso es todo! Si se quiere, se puede cocinar un poco pero yo la dejo así como sale de la licuadora. Está lista esta salsa verde deliciosa, con un sabor muy tradicional, con ese toque ácido refrescante y de exquisito sabor! Perfecta para acompañar tacos, burritos, enchiladas, totopos o en lo que más les guste. Para prepararla, solo hay que seguir el paso a paso!

Salsa Verde ©antojandoando.com

Les puede interesar: Ají Casero, Salsa Mexicana, Sopa de Fideos con Chile Guajillo, Esquites, Pollo a la Parrilla con Adobo de Chipotle, Aguachile de Pescado

1 from 1 vote
Salsa Verde
Preparación
5 mins
Cocción
15 mins
 

Esta salsa verde les va a encantar! Fácil de preparar, con pocos ingredientes y queda con un sabor muy tradicional. Perfecta para acompañar tacos, enchiladas, burritos, totopos o lo que quieran. Para prepararla, solo hay que seguir el paso a paso!

Palabra Clave: salsa, salsa verde
Porciones: 3 tazas
Ingredientes
  • 8 tomatillos medianos
  • 1/4 cebolla cabezona
  • 1 tomate roma grande (jitomate)
  • 50 gramos cilantro
  • 2-3 chiles jalapeños o serranos frescos o de los dos
  • 2 dientes ajo pequeños
  • 1/4 cucharadita comino o al gusto
  • 1/2 cucharadita caldo de pollo en polvo
  • 3/4 cucharadita sal o al gusto
  • 1/2 taza agua o caldo de pollo
Instrucciones
  1. Detalle de los tomatillos.

  2. Se retira la piel y se lavan bien para retirar esa capa pegajosa que tienen.

  3. En un comal a temperatura media alta, poner los tomatillos, el tomate rojo (jitomate), cebolla y chiles.

  4. Irles dando vuelta para que se asen por todos lados. Dejar hasta que tomen un color oscuro, eso toma alrededor de 10-12 minutos.

  5. En los últimos dos minutos, poner los ajos con piel.

  6. Retirar del fuego, pelar los ajos.

  7. Se corta la parte superior de los chiles. Se abren, se les pueden retirar semillas y venas, esto le quita fuerza al nivel de picante. Si saben de chiles y les gusta bien picante no se necesitan sacar las semillas. Pero es mejor agregarlos poco a poco.

  8. Poner los ingredientes del comal en la licuadora o procesador.

  9. Agregar el cilantro y los condimentos, comino, sal y caldo de pollo en polvo.

  10. Incorporar el agua y licuar.

  11. Probar y agregar otro chile si es necesario, incluso las semillas no las deshecho hasta terminar la preparación porque pueden hacer falta. Verificar sabor.

  12. La salsa verde sirve para poner en tacos, burritos, quesadillas, enchiladas, para comer con totopos, nachos o lo que más les guste.

Notas de la Receta

Con los chiles es mejor ir de menos a más. No quiero que pierdan sus ingredientes solo por la intensidad del picante. Mi recomendación es retirar venas y semillas e ir poniendo los chiles uno por uno, ir probando hasta tener el nivel de picante ideal para cada uno. A veces es necesario incluso agregar un poco de las semillas. Pero en México realmente incorporan los chiles con semillas, venas y todo porque la gracia de las salsas es precisamente que piquen!

Si les parece que la salsa está un poco espesa, simplemente le ponen más agua o caldo y verifican sabor.

Artículo anteriorTofu a la Sartén
Artículo siguientePapas Gratinadas
Hola, soy Patricia. Nací y crecí en Colombia. Publicista de profesión, madre, abuela, ama de casa, amante de la fotografía, la música, el arte y las manualidades. Estamos radicados con la familia en Colorado, aunque vivimos por muchos años en California. Desde que recuerdo he estado rodeada de cocinas y fogones, primero con mi abuelita, luego con mi mami y ahora yo sigo esa maravillosa tradición. Mi intención es que la gente retome y recuerde las recetas, los sabores y aromas de la cocina tradicional colombiana; especialmente los que viven fuera del país. Son platos simples pero deliciosos y lo mejor de todo es que solo tienen que seguir el paso a paso! Gracias por visitarnos.